Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

El daño causado en Cataluña por el desgobierno y el fanatismo separatista instalado desde hace años, tratando como enemigo de quien hay que deshacerse, a la España que somos y dividiendo y confrontándonos a los propios catalanes, en el seno incluso de las propias familias, no puede, no debe y no es admisible que quede impune.


Aquellos que se extralimitaron en el ejercicio de sus funciones como representantes de todos los ciudadanos de Cataluña, para autoproclamarse líderes mesiánicos del separatismo sectario, sirviéndose del oportunismo político de una grave situación de crisis mundial, junto a un brutal adoctrinamiento mediático y las agresivas campañas de las ANC recorriendo una y otra vez todos los rincones de la geografía catalana para agitar, alentar y azuzar al mayor número posible de adeptos en favor de su enfanatizada causa, son hoy por fin juzgados. Juzgados por llevar a cabo un referéndum para el que no solo no tenían potestad, sino incluso la prohibición expresa de una resolución judicial que se pasaron por el forro de los zapatos, despreciando con ello las leyes, el Estado del que son funcionarios y la soberanía de todos los españoles y, por lo tanto, de todos los catalanes ninguneados por el totalitarismo estelado que pretende imponerse sí o sí por la fuerza del adoctrinamiento, la mentira, la manipulación y las urnas en la calle sin tener potestad para ello, pretendiendo que unos cuantos agregados a su causa, avalen la división y ruptura de un territorio que pertenece a todos.


Así pues y por más que algunos sigan negando la pluralidad en Cataluña y se empeñen en hablar por boca de todos y afirmar osadamente que a todos nos juzgan el 6F, alto y claro les digo que mienten. Mienten porque a mi nadie me juzga, porque yo no incumplo las leyes, porque yo no comulgué con las ruedas de molino de su doctrina separatista y no reconozco a ningún presidente que no lo sea de todos y para todos.


Algunos cumplen condenas por delitos mucho menos graves que las actitudes golpistas de la banda que hoy es juzgada. ¿Por qué no habrían de responder también ellos ante la justicia? Que así sea, que se les juzgue y que paguen por todo el daño que están haciendo.
Que les juzguen a ellos.. que a mi hoy no me juzgan.

A. Hidalgo - 6/02/2017

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar