Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

PARADOJA DEL BURRO...

*Un señor se dirigió a una aldea donde nunca había estado antes y ofreció a sus habitantes 100 euros por cada burro que le vendieran. Buena parte de la población le vendió sus animales.

*Al día siguiente volvió y ofreció mejor precio, 150 por cada burrito, y otro tanto de la población vendió los suyos.

*Y a continuación ofreció 300 euros y el resto de la gente vendió los últimos burros.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

El rey franco Wifredo (Grifré), siguiendo la fantasía del mito y leyenda sigue siendo el patrón del creador de la senyera o bandera cuatribarrada…sin embargo, ese falso mito creado en el siglo XIX por el dramaturgo Serafí Pitarra y enaltecido en el XX por el catalanismo floreciente no es más que una fantasía, con más literatura que historia contada en su libro. Auspiciado en su realidad, esta bandera no fue usada por los Condados francos hasta la unión con Aragón.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

         1798235_628207593894948_715152862_n.jpg - 40.66 kB

 

Estoy “arta” de escribir bien y que “haiga” “murciégalos” ignorantes de color “azur” tocándome los “uebos” sin saber leer, pues tengo un “quis” de aguantar a algún “sapenco” por “amover” cielo y tierra para acabar con la tontería en la incultura.
Si de veras crees que soy un inculto e ignorante que escribe con faltas ortográficas, te convendría saber que NO SABES LEER:

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

 

 

 Estimados ciudadanos de "un país" (que pretende serlo). Nosotros siempre fuimos parte de la imaginación de antiguos forjadores de la Biblia; y producto de una ilusión, la de un niño.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
14828_476060109109698_1754592941_n.jpg - 62.83 kB
Las exageradas emociones de antaño, hoy afortunadamente equilibradas, favorecían la descalificación del adversario, como si de un enemigo se tratara, entre ciudades importantes eso además constituía un modo de vida en las costumbres de sus gentes.