Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

EL MURCIÉLAGO DE VALENCIA.

Según la leyenda los árabes domesticaban Murciélagos y lo empleaban para mantener a raya a los mosquitos de los terrenos pantanosos cercanos a la ciudad de Valencia., así como de los campos que regaban el Guadalaviar ( río Turia). La heráldica de Valencia, así como de todo su antiguo reino tiene mucho que ver con este animalito (puesto que en la mayoría de escudos de ciudades y pueblos de la comunidad valenciana así lo reflejan). Cuenta una leyenda histórica que Jaime I en 1238 estaban acampado en el arrabal de Ruzafa, fuera de la muralla de la ciudad de Valencia, a la cual habían sitiado para arrebatársela a los sarracenos del rey musulmán Zayyan. En esa época, un profeta árabe auguró que mientras el murciélago del dueño de la ciudad (Zayyan)pudiera volar todas las noches, la ciudad se mantendría en poder musulmán.

Un día las tropas del Rey Aragonés se dieron cuenta que un murciélago había hecho el nido en la parte alta de la tienda del rey cristiano, el cual quisieron quitar sus lacayos. El rey ordenó que no le asustasen, sino que le complacieran para que estuviese a gusto en el campamento y con ellos poder sacar adelante sus crías (quizá Jaime I era conocedor de aquel augurio Musulmán).

 

Una noche que el ejército cristiano dormía tranquilo y confiado se oyó cerca de la tienda del rey un extraño golpear de tambor o de golpes en un escudo. Un soldado que aguardaba su tienda le despertó, alertándo al rey de el sonido de esos golpes. El rey enseguida llamó a sus capitanes para alertar y que diesen ordenes de extremar la vigilancia a los guardias. Entonces se dieron cuenta de que los sarracenos estaban cerca del campamento,al cual habían acudido para asediarlo, así que los guardias dieron la voz de alarma.

Todos los soldados se levantaron rápidamente y tomaron sus armas, entablándose entonces una feroz batalla, en la cual el ejército sarraceno de Zayyan tuvo muchas bajas y se retiró hacia la ciudad amurallada.

Jaume-I.jpg - 81.21 kBFigura de Jaume I expuesta en el Real Monasterio de El Puig (Valencia)

Después de la lucha, el rey quiso premiar al que les había avisado con golpes de su escudo. Se llevaron una Gran sorpresa cuando descubrieron a un murciélago muerto a los pies del escudo (quizá defendiendo a su cría de un depredador, o al intentar cazar mosquitos para alimentarla). Así descubrieron de que el aviso lo había dado el murciélago. El animalito se había dejado caer con todas sus fuerzas, muchas veces repetidas contra aquel escudo, hasta que consiguió despertar y alertar al rey. Como premio a su decisiva ayuda, Jaime I hizo poner el murciélago en la parte más alta del escudo real y en el de la ciudad de Valencia. Así como más tarde, animado por aquella hazaña se lanzó a conquistar la ciudad y librarla del poder musulmán de Zayyan.

El estandarte del rey Jaime I se colocó en un pequeño montículo donde actualmente se encuentra el Monasterio de Nuestra Señora de los Ángeles, en la calle General Prim, en el barrio de Ruzafa

Hoy se puede leer una lápida con la siguiente inscripción:

 

En este lloc de Russafa va estar situat el Real de Jaume I a on se signá pel Rei Zayyan la rendició de Valencia el 28 de Setembre de 1238. El Rei en Jaume I entrà triumfalment en la Ciutat el 9 de octubre, Día de Sant Donís.

 Escudo-Valencia.jpg - 28 kB Escudo de la ciudad de Valencia

 

Siglos más tarde otro mismo murciélago podría haber sido el verdadero causante de esta maldición en el pueblo

Tarraconense de la comarca del Baix Camp, Pratdip.

 

LOS PERROS VAMPIROS DE PRATDIP.

En este bello pueblecito del Baix Camp (Tarragona) nos encontramos con una leyenda real de vampirismo, los “dip”, los perros vampiro que dieron nombre al mismo posiblemente recopilada del siglo XVI. En el siglo XIX la leyenda se extinguió, pero se creía que por los alrededores del pueblo merodeaban unos perros pequeños oscuros amenazadores que atemorizaban a los viajantes y a los trasnochadores de porrón y taberna. Estos perros podrían ser los conocidos como “Ratoneros” o “perros bodegueros”.En un retablo de Santa Marina de 1602 ya aparecían esos diabólicos canes y también en el de 1730 con un fondo dorado. En el escudo de la villa aparecen con una pierna levantada y la cola alzada con boca abierta y lengua colgante mostrando una expresión feroz. Esos canes del infierno, hijos de Cervero, sembraron el terror en los animales de la zona a los que atacaban, asesinaban y bebían su sangre, pero en realidad nadie los vio, sólo presentían su presencia demoníaca a través de unos ojos terroríficos que brillaban en la negra noche. Se dice también que estos entraban en las casas y bebían la sangre de los bebés, así como mordían las pantorrillas de sus moradores y los transportaban en un intenso sueño, del que nunca despertaban mientras dormían, y que al hacerlo estos se convertían en adoradores del mal, o ellos entraba el cólera y la ira.

En la entrada del pueblo, en la actualidad, aparece la imagen de un perro más amable pero se echa de menos aquellos canes endiablados de las antiguas leyendas fruto de la imaginación popular o quizá de algún hecho difícil de explicar.

En mi interpretación de esta leyenda, creo que los “dip” que fueron perros pequeños Ratoneros a los que un murciélago (o quizá también una rata) les transmitió la rabia y éstos la transmitirían a todos aquellos a los que mordían, tanto personas como animales y el desconocimiento de esa pandemia infecciosa hizo pensar a los habitantes de esa localidad de que eran perros poseídos por el diablo (puesto que esa manifestación de agresividad y locura son manifestaciones de la enfermedad que ataca al sistema nervioso central y consiguieron más tarde los médicos controlar a través de vacunas ya en el siglo XX). Los murciélagos son los principales transmisores de la rabia silvestre, siendo más difícil su control.

  Escudo-Pratdip.jpg - 16.01 kBEscudo del pueblo de Paratdip (Baix Camp)

 

LOS “PELACANYES” (PELACAÑAS).

La tradición popular de las comarcas de Tarragona nos dice a modo de leyenda que “Pelacanyes” significahombre desocupado o sin oficio alguno. Este modo de gentilicio se cree que tiene su procedencia en la ciudad vecina de Reus que es la capital de la comarca (Baix Camp) a la que también pertenece Paratdip. La rivalidad entre las dos capitales o ciudades más grandes de la provincia Tarraconenese y su proximidad (11 kilómetros) han hecho florecer este tipo de arcaísmos o gentilicios con los cuales se quería ridiculizar siempre a la ciudad vecina haciéndola ver más pequeña, mas fea o menos importante. Los Tarraconenses llamaban y llaman “Gantxets” a los de Reus.

Sin embargo la heráldica de Tarragona no hace referencia a ese gentilicio pero si la de mi pueblo Els Pallaresos, que está situado a tan solo 7 km de distancia de la Capital y pertenece también a la bella comarca de Tarragonés. El escudo de Els Pallaresos nos presenta en su heráldica bien tres espigas de trigo (ya que el pueblo lo fundaron antiguos pobladores de las comarcas del norte de Catalunya del Pallàrs Jusà, donde abundan los campos de trigo), bien tres cañas cortadas. Con lo cual el murciélago (infectado de rabia) también se podría haber posado en una de esas cañas mientras un “pelacanyes” de els Pallaresos la sujetaba para pelarla, infringiéndose algún corte con ella, y haberle transmitido la rabia...ahora me explico mi mala leche o mis malos humos...grrrrrrrrrrrrrrrrrrr!!!!!!

Jose L. Navarrete Grima (por cierto, la heráldica de este apellido indica la lucha con espadas). 6/3/2013.

 

 Escudo-els-Pallaresos.jpg - 6.91 kBEscudo de Els Pallaresos (Tarragonès) 1456623_582083375174037_1137449934_n.jpg - 9.31 kBEscudo Apellido Grima.

 

J.L.N.G. "El Eco de la Historia"   2017.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar