Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 


LA CERVEZA, LA BEBIDA DE LOS DIOSES...

Enkidu es un personaje de la mitología sumeria, compañero de aventuras del rey y héroe mitológico Gilgamesh, en la primera parte del poema épico de Gilgamesh, Enkidu aparece como un ser primitivo, incivilizado e incluso practicante del bestialismo, aunque no deja de ser un personaje positivo que se convierte en el compañero del héroe. La historia de Enkidu está relacionada con la cerveza y la devoción que tenían los sumerios ante ese descubrimiento que con la agricultura, el cultivo de los cereales, el trigo, la cebada, fue objeto de culto y devoción ya en la primera era de la civilización humana, hace más de 6000 años...se cree que la cerveza era una bebida traída por los dioses para disfrute de los humanos...ya que una bebida tan considerada como esta, solo podía ser un manjar divino mandado por los dioses o el dios Anu a la Tierra. Posteriormente otras civilizaciones compartieron analogías respecto a la cerveza con los sumerios.

Gilgamesh, que tiene dos tercios de dios y uno de ser humano, es el joven rey de Uruk. Sus continuos banquetes y su conducta disoluta tienen enojada a su gente, que protesta ante los dioses. En respuesta, Anu dispone que la diosa madre cree a un ser que sea su compañero, y así forma a Enkidu, un hombre salvaje que vive en la estepa y deambula con las bestias.

La historia de Gilgamesh se ha conservado en varias versiones distintas de diferentes periodos, empezando por los relatos sumerios.
Se hace referencia a la cerveza en el inicio del Poema de Gilgamesh, encontrado en la biblioteca del rey Assurbanipal II, que data de hace unos 3.500 años en escritura cuneiforme, allí se narra la historia de Enkidu, especie de hombre salvaje y bestial, como dicen los versos de aquel texto arcaico de hace más de tres milenios:

... Enkidu había nacido en los montes, hasta entonces había pacido con las gacelas, con los rebaños bebía en las fuentes, con bestias salvajes placíale beber..."

"...Este ser violento como las fieras, asustaba a los pastores de los rebaños del rey Gilgamesh, quienes atemorizados acudieron a él pidiéndole protección"...

"...El soberano les ordenó que buscasen a la más hermosa de las meretrices, la llevasen al paraje donde solía Enkidu ir a saciar su sed y a retozar con los animales, que de seguro, aquella con sus encantos y artes de prostituta, sabría seducir a la bestia"...

"...El salvaje Enkidu después de haberla poseído a la bella prostituta por 7 días con sus 7 noches, esta le invitó a seguirla y tomándolo de la mano como a un niño, lo llevó consigo a la ciudad de Uruk"...

...Le sirvieron alimentos; inquieto, boqueaba, los miraba fijamente, sin saber qué hacer o decir, Enkidu nada sabía, del pan que se come y de la cerveza que se bebe"...

"...La meretriz le dijo: “Come el alimento, Enkidu, porque es una condición del vivir, consume la fuerte cerveza, como es costumbre aquí”...

"...Enkidu entonces comió el alimento, hasta quedar saciado; y de la fuerte cerveza apuró siete grandes copas llenas"...

"...Fue así que Enkidu dejo su carácter hosco y montaraz después de que la prostituta lo sedujo y le hizo conocer el pan y la cerveza".

Después de aquella aventura Enkidu acompañó al rey sumerio Gilgamesh en sus aventuras y desventuras. Así es como Gilgamesh y la prostituta apaciguaron y educaron a Enkidu, gracias a la cerveza el manjar de los dioses o del dios Anu (máxima deidad sumeria).

J.L.N.G "ANUNNAKI DEL SIGLO XXI"

“El Eco de la Historia” 969602_430580543722053_2127722024_n.jpg - 6.11 kB 19 Julio 2014.

 

Enkidu.jpg - 19.14 kB

 

Foto: Gilgamesh a la derecha y Enkidu la bestia a la izquierda (tablilla II, columna VI del poema de Gilgamesh 1500 aC)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar